sábado, 27 de diciembre de 2014

Soy una "buceadora social"




Muchas veces me siento como una "buceadora social" y necesito aislarme o aislar mi mente del entorno para recuperarme, sino me puedo "ahogar".

En las reuniones sociales es como estar en el fondo del mar. La gente parece tener oxígeno de sobra, pero el mío se gasta a gran velocidad. 

Lo que las demás personas consiguen sin esfuerzo: conversar, divertirse para mí es muy laborioso. Mi mente tiene que generar esquemas sociales constantemente ("guionizar") y adaptarlas a la versatilidad del momento: qué decir, qué hacer, donde colocar las manos, como gesticular, como mirar. Todo ello de forma consciente y lo más rápido posible. Es tanto el esfuerzo que no hay hueco para "disfrutar" de los momentos sociales como lo hacen los demás.

A pesar del esfuerzo que me supone estar con gente intento relacionarme. Como yo tengo pocos amigos, suelo acompañar a mi marido a las reuniones sociales un poco obligada. Él me dice, en tono divertido: "así practicas habilidades sociales". Hay veces que lo consigo, pero la mayoría de las veces soy una "patosa social". 

Me estoy haciendo experta en "aguantar la respiración", ¡¡¡¡pero que no me pidan que hable porque se me escapa el aire¡¡¡¡


No hay comentarios:

Publicar un comentario