miércoles, 26 de agosto de 2015

Soy una "Cenicienta Social"



Empieza bien la velada. Voy con el guión en mi cabeza y la sonrisa en la cara. Saludo a todo el mundo y me pongo a "hablar", mejor dicho a "interrogar" a la persona que tengo al lado: "Hola, cuanto tiempo, ¿Cómo te va?" y dejo que la otra persona continue. Entonces yo le sigo mirado, sonriendo y asevero mostrando interés por lo que me dice. Empezamos bien y yo me siento contenta conmigo misma.. ¡¡lo estoy consiguiendo¡¡, ¡¡estoy siendo social¡¡. 

Pero poco a poco, se me acaba el repertorio de preguntas por hacer y ya no se me ocurre como seguir, aunque intento mantener la conversación (tengo un "algoritmo" en la cabeza para mantener diálogos). Pero, de repente, algo ha pasado... El hilo de la conversación ha cambiado y alguien hace un comentario. La persona con la que estaba hablando se gira y sigue el hilo de la conversación de "los otros", se mete en el grupo... y yo.... yo en el limbo.

Y.. ¿ahora que hago para incorporarme al grupo?.. hablan todos casi al mismo tiempo, de repente hacen un comentario divertido, cambian de tema... ¡¡uff!!!  La gente habla entre sí, unos con otros de una forma un tanto caótica.. y yo ¿Cómo me meto en ese barullo?.

Voy perdiendo el hilo y me quedo al margen.... me voy apagando. La sensación de éxito se convierte en desasosiego, desazón, turbación. Empiezo a encerrarme, a paralizarme y quiero salir corriendo, tan rápido, tan rápido como pueda aunque en la carrera pierda los dos zapatos... la magia se ha evaporado. 

....pero mis pies están quietos, siguen allí, en el barullo y no me puedo mover. 

2 comentarios:

  1. Gracias por tu comentario.
    Somos muchas las que sentimos de una forma parecida.
    Un saludo.

    ResponderEliminar