viernes, 28 de noviembre de 2014

Déjame un rato en "mi mundo"




Yo si siento la necesidad de "meterme en mi mundo". Y, en mi caso no es una cuestión sensorial -que necesite aislarme de la estimulación sensorial del entorno-, sino es una necesidad imperiosa por implicarme en mis intereses, en mis pensamientos. Mi mente tira de mí, me lleva a un mundo mágico, apasionante en el que disfruto tremendamente. Cuando me meto en "mi mundo" no es para defenderme del "mundo de ahí fuera", sino que es para deleitarme en él.

Disfruto tanto en "mi mundo" que justamente salir de él supone un gran esfuerzo. Salir de él implica cortar el hilo mental con el que estoy disfrutando y me resisto a dejarlo. Es como una droga. Cuando salgo de "mi mundo" necesito volver a recuperarlo para seguir disfrutando de él. Cuando la gente me ve procrastineando, en mi mente, sin embargo, fluye un volcán de ideas, de imágenes, de sensaciones tan tan apasionantes que no encuentro nada fuera que lo pueda sustituir. Mi mente apasionada es mi motor de vida.

Cuando me "aíslo" no estoy sola, ni me siento triste. Me encanta disfrutar de mis pensamientos, enredarme en ellos. Mi mundo no es triste ni apagado, es interesante y lleno de ideas. Me encanta investigar sobre "mis cosas" y puedo pasar mucho tiempo implicada en mis intereses, que para mí son apasionantes. Teorizar, pensar y llegar a ideas nuevas en el mejor de los casos...¡¡que apasionante¡¡¡

Se que a mucha gente le gusta juntarse para disfrutar de la típica "cháchara social", pero a mí me resulta insulsa, aburrida y llega a cansarme. ¡¡un ratito está bien, pero me parece una pérdida de tiempo¡¡¡¡

Cuando me invitan a una cena, me intentan convencer: "Vente a la cena, lo pasarás bien. Necesitas salir y divertirte".... ¿Quién no entiende a quién?


La gente asume que si estas sola lo estás pasando mal. No entienden de ninguna manera como puedo estar bien "estando sola". No entienden que yo disfrute de otras formas.. formas que parecen ser aburridas o tediosas para ellos, pero que para mi son apasionantes. Me dicen que debo de buscar momentos de ocio para "pasarlo bien" y "desconectar" del día a día, del trabajo. No me entienden cuando les digo que YO DISFRUTO PENSANDO, DIVAGANDO... ¡¡¡¡no lo entienden!!!!

¡¡No os sintáis tristes si estoy en casa en bata, despeinada, pasando el tiempo pensando, pensando, pensando, pensando, pensando!!!!

Por favor, no limites mis momentos conmigo misma... Son mi energía para seguir, son mis momentos de plenitud.


No hay comentarios:

Publicar un comentario