miércoles, 15 de marzo de 2017

Me gusta la soledad, pero no sentirme sola.



No se porqué hoy me invaden sensaciones pasadas. Aquella sensación de soledad absoluta, de estar rodeada de gente, de ruido, de movimiento a mi alrededor y sentirme sola, completamente sola. 

Bueno... si. Este mismo fin de semana, incluso con conocidos que conocen mi particularidad, me volvió a invadir esa sensación de soledad profunda y dolorosa. Después de la cena me fui a casa entre triste y enfadada. El trayecto hasta casa fue de silencio y dolor. Mi marido me preguntó si estaba enfadada y yo le dije que no, pero en realidad estaba enfadada conmigo, con mi "particularidad", con ellos, con él, con el mundo. Al llegar a casa me enrosqué en la manta a "llorar por dentro".

Han sido muchos años, demasiados años viviendo en la más absoluta soledad, en una soledad de la que nadie se percataba. De niña, a veces, lazaba mensajes sutiles de ayuda, de socorro al mundo, como dibujos que dejaba a propósito en la silla del salón esperando que alguien los viera y pudiera interpretar mi soledad, mi vulnerabilidad, mi dolor. Dibujaba hadas al viento... Cuando me levantaba, lo primero que hacía era ver si alguien los había cogido, pero esos dibujos siempre permanecían en el mismo lugar tal cual los había dejado: nadie los había tocado, mirado, sentido.

Siempre esperé que los demás supieran de mi dolor, que por alguna especie de telepatía mágica me interpretaran y me acogieran, pero nunca fue así... Era una niña buena y dócil. Y, por lo general, sigo siendo una persona buena y dócil... manejable y poco peligrosa. Mi cáscara es de estabilidad, de control, pero sigo sintiendo ese pozo oscuro y frío estando con gente, incluso, con gente que me conoce... Siento que siempre será así.

No puedo echar la culpa a nadie, pues mis señales de alerta han sido y son muy, muy sutiles.. yo diría que invisibles. 

Ese sentimiento de soledad todavía perdura. En las conversaciones de grupo termino aislada e incluso, los demás acaban dándome la espalda físicamente cuando hablan entre ellos. Ellos no lo hacen con maldad.. lo se: simplemente no se percatan de que existo porque yo no hago nada para existir. No puedo echar la culpa a nadie porque no puedo exigir que el mundo ruede sobre mí... ellos necesitan hablar de sus cosas a las que yo no puedo acceder. Es como si hablaran en un idioma desconocido para mí. Ellos se entienden y yo no puedo conectar con ellos... No puedo echar la culpa a nadie.

Los demás -creo- me ven "común", pues no tengo ninguna conducta visibles que les ponga en alerta de mi ineptitud social, de mi vulnerabilidad emocional. Yo hago intentos para que no los vean. Los escondo hasta que llego a mi "zona de confort" y puedo estallar: a veces me vuelvo brusca, a veces, me aíslo en la otra parte de la casa, a veces, me meto en la cama y simulo que duermo, pero en realidad estoy aguantando las lágrimas que se tensan en mi mente. 

Creo que nadie quiere sentirse solo. No es lo mismo desear momentos de aislamiento, de soledad, que sentirse solo. Sentirse solo es más que triste, es angustiante, es como estar perdido en el universo y desde lo lejos ver la tierra y ver a las personas que viven en ella: ríen, hablan, se lo pasan bien. En el mundo real están al lado tuyo y los puedes tocar, pero los sientes como si estuvieran a mil kilómetros de ti. 

Se que va a ser así por siempre...y esa sensación de soledad es tan amarga que decido no relacionarme más allá de lo imprescindible. Para mi quedar con gente tiene que tener un propósito definido: por trabajo, por que me necesitan... un porqué al que yo pueda dar sentido y tenga alguna utilidad. 

Estoy bien cuando no me relaciono porque no tengo que forzar a mi cerebro a hacer un trabajo extra para entender, para detectar mis posibles distorsiones, para planificar conversaciones triviales. Estoy bien cuando no me relaciono porque no me siento como una inútil social.

No quiero volver a sentir ese sentimiento de soledad, de vacío, de nada... de Soledad estando con gente, incluso, con gente conocida a la que aprecio...

Siempre será así
¿Siempre será así?



No hay comentarios:

Publicar un comentario